Se ha producido un error en este gadget.

viernes, 16 de agosto de 2013

11.Una historia a partir de un título.

El principito~Antonie de Saint-Exupéry

Érase una vez un reino llamado Tenminste, donde reinaba una familia muy bella. El rey se llamaba Apolo, por el dios romano de la belleza, y la reina, Bella, cuyo nombre no hace falta explicar. Reinaron sin descendencia once años, hasta que Bella quedó embarazada. Tubo trillizos, dos niñas preciosas llamadas Gracia y Linda, y un niño, el cual carecía de la belleza familiar, éste se llamó Fensio, un nombre feo para alguien así, pensaron.
Cuando los trillizos cumplieron siete años, los reyes murieron por una gripe horrible que afectó a medio Tenminste. Los reyes no querían que Fensio, aunque fuera el único hombre, ocupara el trono, así que la primera para ello fue Gracia.
El reinado de Gracia duró cinco años. Cinco años con un pueblo descontento por la subida de impuestos para que la avariciosa reina fuera más rica. Cinco años sin ganar una sola batalla. Cinco años con el fallecimiento de muchos ciudadanos por enfermedades incurables. Al final, Gracia murió por causas desconocidas.
Con doce años, Linda fue su substituta. Su reinado duró pocos meses ya que su egocentrismo no le dejaba pensar en nada que no fuera ella, y renunció.
Fensio, no se veía preparado para ocupar el trono, tenía doce años, y durante éstos sus hermanas y amigos se habían reido de él por no ser igual que su familia, por ser feo. A consecuencia de esto él se veía incapacitado para hacer muchas cosas, una de ellas reinar. La noche antes de que le nombraran rey pensó rechazar la corona, pero esa misma noche por su ventana subió una persona. Su única amiga, Maia. Ella sí que era preciosa, era la hermosura en persona, pero era de una familia pobre. Ella le dijo:
-Demuéstrales que no hace falta una gran belleza para ser un gran rey. Demuéstrales quien eres: el principe, el principito y el rey. Tú puedes ser todo lo que te propongas.
Al día siguiente aceptó la corona y a medida que iban pasando los años el pueblo lo quería más y más, hasta que todo el reino estaba orgulloso de su rey. Esa frase se tranformó en el lema de Tenminste:«Puedes ser todo lo que te propongas». Maia se casó con Fensio y su reinado duró sesenta años.
El rey y la manera de reinar cambió, y con ello Tenminste.

No hay comentarios:

Publicar un comentario